El consumo de tabaco

El consumo de tabaco

EL CONSUMO DE TABACO se ha convertido en la peor epidemia de salud de los tiempos modernos. Los datos sobre su consumo y sobre sus consecuencias para la salud así lo demuestran. Hasta no hace mucho tiempo no se consideraba la adicción al tabaco como un problema de salud. Actualmente, tanto los criterios de la Organización Mundial de la Salud como de la Asociación Americana de Psiquiatría consideran este hábito como una enfermedad, junto con otras adicciones, como la cocaína, el alcohol o los opiáceos. Fumar crea adicción y, si se empieza a fumar antes, sus efectos son peores.

EL FUMADOR, CON EL TIEMPO, ESTABLECE UNA RELACIÓN EMOCIONAL, FÍSICA Y CONDUCTUAL CON LA NICOTINA

Dejar de fumar también provoca problemas (por la falta de nicotina), una sintomatología de abstinencia como lo hacen otras substancias adictivas. El fumador, con el tiempo, establece una importante relación física, emocional y conductual tanto con la nicotina como con el gesto de consumirla. Si añadimos la potente intervención de una industria que hasta ahora ha conseguido elevados beneficios y unas permisivas leyes que lo han tolerado, tenemos un desenlace fácil de prever: ningún problema de salud genera tanta patología como el consumo de tabaco (más de 56.000 muertes/año en España).

¿Cuál es la mejor manera de abandonar el hábito tabáquico? Sin duda, acudir a los profesionales sanitarios más cercanos a la realidad del paciente. Entre ellos, los profesionales de las farmacias tienen la función de dar consejos, orientaciones, seguimiento, apoyo y formación, así como asesoramiento sobre los mejores productos para iniciar y mantener una deshabituación del tabaco.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Brands